Descargar catálogo

Tu carrito X

Inicia sesión

¿Olvidaste tu contraseña? ¿Eres nuevo? ¡Regístrate!

¿Por qué poner arte en tu oficina?

Una oficina sin personalidad pierde rápido su atractivo. Los trabajadores se desaniman y los externos se topan con una aburrida primera impresión. Embellecer las paredes con pinturas al óleo es la opción más profesional y de mejor gusto para dotar de identidad a tu espacio de trabajo.

La decoración de una oficina es de esos factores que dependen radicalmente de la persona a cargo. Hay quienes no pueden evitar continuamente visualizar y reinventar la fachada de su espacio de trabajo; a otros, preocupados exclusivamente por la funcionalidad, no se les ocurre siquiera. Ignorarla, sin embargo, es un error.

Pinturas al óleo: decoración práctica

Las oficinas deben ser prácticas, sí. Su función es, después de todo, servir como un espacio para trabajar. Los profesionales pasan en ella ocho horas al día, cinco días a la semana (o hasta más). No es difícil ver por qué la funcionalidad es prioridad sobre la estética.

Sin embargo, las oficinas necesitan verse bien, por exactamente las mismas razones por las que necesitan ser funcionales. La decoración no está nada más para verse bonita – sirve un propósito, y uno muy útil.

La oficina promedio probablemente tiene uno que otro poster motivacional rodeado de Post-its. Quizá la única forma de expresión al alcance de los empleados son los fondos de pantalla de sus computadoras de escritorio, sino es que unas cuantas fotos sobre su escritorio. No es una imagen pintoresca, ¿verdad?

Francamente, un espacio de trabajo profesional se merece mejor. Tomando eso en cuenta, decorar con pinturas al óleo es una idea profesional, madura y de buen gusto.

La estética es más importante de lo que crees

¡Pasas hasta cuarenta horas a la semana ahí! La oficina, en todas sus facetas, es importante. El atractivo visual es un componente indudablemente importante.

Su relevancia nace de su utilidad. No es una idea novedosa el decir que una oficina visualmente atractiva fomenta la productividad. Simplemente así somos los seres humanos: dependemos de nuestro ambiente.

Décadas de estudios organizacionales ponen claro lo importante que es el ambiente de trabajo. Convivencia positiva, buena iluminación y decoración agradable son necesarias para generar un buen clima en las oficinas. Fomentan la productividad, incitan a la creatividad y ponen a los trabajadores en el estado mental adecuado.

Entre todas las opciones que hay para amenizar la estética de una oficina, las pinturas al óleo destacan por encima de las demás. Son productos creativos por naturaleza.

El arte inspira. Anima. Transmite sentimientos e ideas que tocan a quienes están en su presencia. La pintura correcta puede inspirar al equipo como ningún poster motivacional puede.

Proyectar clase y profesionalismo

El motivo de ser de las oficinas sea concentrar personas y sus instrumentos en un solo lugar. Eso es claro. En ellas, los empleados están a unos pasos de distancia para coordinar su trabajo, los jefes en contacto directo con sus subordinados y las herramientas – computadoras, más que nada – al alcance de quienes las usan.

Las oficinas son, pues, un punto de encuentro. Un lugar para encuentros con clientes, juntas del equipo y pláticas de negocios. Por eso mismo, por su propósito de reunión, es importante que la decoración proyecte clase y profesionalismo.

Estos días la formalidad que se espera del profesional promedio está en caída libre. De lo elegante, hemos pasado a un código de vestir y comportamiento mucho más relajado. Pero eso no significa que la presentación ya no sea importante.

Lo que tus colaboradores, clientes y proveedores ven en el espacio donde se reúnen contigo habla mucho de tí. Se forman una imagen de tu empresa y de ti como negocio desde antes de escuchar una palabra de tu poca. Si quieres que las cosas vayan bien, necesitas que esa sea una imagen de clase y elegancia.

Decorar con pinturas al óleo logra eso mismo. Dota al espacio de reunión de un aire refinado. Crea la imagen de una oficina profesional con buen gusto.

Eres profesional, y tu negocio lo es también. Es importante que eso quede claro en todas las facetas del espacio, que sea evidente en cual pared volteen a ver.

Además, un poco de elegancia nunca está de más.

Expresar identidad con buen gusto

Si un sentido define nuestro siglo, es la vista. Estamos en una época donde reina lo visual. Es la primera y más importante forma de expresión.

Tu empresa tiene una identidad visual, estés consciente o no. Lo que el negocio proyecta a sus clientes, colaboradores y empleados se conglomeran en una personalidad, que es predominantemente visual.

Una empresa inteligente tiene clara la imagen que proyecta. También tiene claro lo que quiere expresar a los demás, y se esfuerza en asegurar que ambos elementos sean uno mismo.

La decoración con pinturas al óleo permite moldear y nutrir la identidad visual de una oficina. A través del arte, se puede expresar la particular personalidad de la empresa, así como sus intereses y valores.

La pintura es particularmente eficiente para este propósito. Con la variedad de ideas que puede representar y la diversidad de formas, colores y técnicas a las que puede recurrir para hacerlo, hay un abanico de posibilidades para expresarse.

Tu espacio de trabajo proyecta una imagen. Lo mejor que puedes hacer es tomar control y asegurarte que diga lo que quieres decir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Únete al club de arte más exclusivo de Latinoamérica

EnglishFrenchSpanish